miércoles, 14 de noviembre de 2018

The British Corner: Bohemian Rhapsody

Hello, Dominguers! Es hora de ponerse el bombín y preparar el té, porque llega una nueva entrega de The British Corner.

Is this the real life? Is this just fantasy?... El pasado 31 de octubre se estrenó en los cines la que probablemente es una de las producciones más esperadas de los últimos años, y tan sólo dos semanas después de su estreno aquí os traigo la reseña calentita, recién sacada del "horno" de la gran pantalla. Llega la película biopic inspirada en las canciones de una de las bandas más míticas del panorama musical de Gran Bretaña, QUEEN, y de su carismático e inolvidable líder, FREDDIE MERCURY. Pongámosle música a la sección con un título que está siendo la sensación del momento: BOHEMIAN RHAPSODY.


Bohemian Rhapsody es una producción británica-norteamericana del año 2018, catalogada como biográfica y dirigida por Bryan Singer (tras el despido de éste por desavenencias con la productora, fué reemplazado por Dexter Fletcher, quien concluyó la película, aunque en los créditos finales Singer aparece como director y Fletcher como productor ejecutivo). La trama nos muestra parte de la carrera musical de Queen, así como también aspectos de la vida personal de Mercury.

Si bien la película se inicia con los momentos previos al famoso concierto Live Aid que tuvo lugar el 13 de julio de 1985 en el estadio londinense de Wembley, rápidamente hacemos un salto atrás en el tiempo para situarnos en el Londres de 1970. Concretamente en el aeropuerto de Heathrow, donde un joven llamado Farrokh Freddie Bulsara (interpretado por Rami Malek) trabaja cargando y descargando maletas de los aviones.

Nacido en Zanzíbar (actual Tanzania) en el seno de una familia de origen indio parsi asentada los últimos años en Londres, Farrokh se desvive por la música. Por eso era frecuente verle en "bolos" de un grupo llamado Smile, cuyo guitarrista era un tal Brian May (interpretado por Gwilym Lee) y el batería un tal Roger Taylor (interpretado por Ben Hardy). El cantante principal, Tim Staffell (interperatdo por Jack Roth) abandona la formación para unirse a otro grupo que considera tener más futuro, por lo que Farrokh ve el filón ideal para unirse a May y Taylor.


Con la incorporación de John Deacon (interpretado por Joseph Mazzello) como bajista, el cuarteto toma el nombre de Queen y empiezan a hacer conciertos por pubs, salones de universidades y pequeñas giras por el país. Pero para Freddie (que ha cambiado legalmente su apellido Bulsara por Mercury) todo eso se queda corto: hay que grabar un disco. Sólo así podrían conseguir contrato con una discográfica... Y así es como su álbum debut, llamado Queen, les abre las puertas de EMI Records, cuyos ejecutivos les exigen algo con lo que romper el mercado. Así es como A Night at the Opera empieza a gestarse, y con ello, una canción que marcará un antes y un después en la historia de la música: Bohemian Rhapsody...

¿Queréis saber cómo continúa la trama? Pues no os puedo seguir desvelando más: es el momento perfecto para que vayáis al cine y descubráis a un grupo y un hombre que hicieron auténtica historia.


Los seguidores más acérrimos de Queen notarán enseguida que la película está llena de inexactitudes temporales, las cuales se pueden disculpar si tenemos en cuenta que han tenido que resumir en dos horas la historia de un personaje carismático que vivió sus 45 años de existencia a todo tren. A pesar de las mencionadas inexactitudes espacio-tiempo, y algunos usos de licencia poética por parte de los directores para darle más dramatismo a los acontecimientos (como por ejemplo una supuesta ruptura temporal de la banda, algo que realmente nunca sucedió) tratan todos los temas más importantes que afectaron a la vida de Mercury, como su sexualidad o su enfermedad. Todo ello con los éxitos más sonoros de la banda regando nuestros oídos. Y si el propio Brian May ha dicho que el mismo Freddie Mercury estaría orgulloso con el resultado de la película... es por algo.

Como viene siendo habitual, aquí os dejo el tráiler:


Nos leemos en la próxima entrega. Ta-ra, lads!

lunes, 12 de noviembre de 2018

¡Extra!: Arranca una nueva edición del TerrorMolins

¡Muy buenas Dominguers!,

El pasado viernes dio el pistoletazo de salida la XXXVIII edición de uno de nuestros festivales de cine favoritos, el de Terror de Molins de Rei y que éste año tiene a Brian de Palma como leimotiv.


Todo y que hasta el momento ya se han proyectado seis películas y tres bloques de cortos, ya que hasta el sábado aún les queda mucho cine por ofrecer. Un montón de títulos de calidad y actuales dentro del terror como Mandy, Lords Of Chaos o Tigers are not afraid formarán parte de una parrilla diaria muy interesante en la cuál también podremos disfrutar de algún que otro imprescindible del director Brian de Palma en las sesiones retrospectivas.


Un verdadero baño de cine de género que culminará con el maratón de 12 horas de cine de terror del próximo sábado 17.

Tampoco podemos dejar atrás la más joven, pero igual de importante, programación de La Gòtica. Un nuevo espacio del festival dónde, de manera totalmente gratuita, se proyectan durante toda la semana una gran cantidad de cortometrajes, documentales, novedades del cine lowcost, clásicos oscuros del terror y el fantástico cómo El Ladrón de cadáveres o La noche del demonio, además de otras actividades como charlas o mesas redondas.


Y por si fuera poco, éste año el festival cuenta con una gran e importante novedad a nivel competitivo, ya que el jurado de la Crítica de Oro al mejor cortometraje está íntegramente formado por mujeres. Una buena iniciativa en colaboración con Blogos de Oro que esperamos se vaya repitiendo y se extienda de vez en cuándo a las demás categorías.

Si no queréis perderos ésta auténtica fiesta del cine, la sangre y lo oscuro, aún estáis a tiempo de pasar por su web y haceros con alguna entrada o abono para las sesiones de entre semana o el maratón del sábado. ¡NO OS ARREPENTIRÉIS! 


domingo, 4 de noviembre de 2018

I THINK WE'RE ALONE NOW

¡Muy buenas Dominguers!,

Hacía tiempo que no escribía, y es que llevo un añito que telita... pero bueno, al mal tiempo buena cara y como no, ¡buen cine!. Y cuándo hablamos de buen cine, sobre todo fantástico, el festival de cine de Sitges suele ser una buena referencia y por eso, hoy os traigo un interesante thriller que pasó hace unas semanas por las pantallas del festival.


La peli en cuestión es I THINK WE'RE ALONE NOW, una curiosa cinta dónde nos encontraremos al "enanito" de Juego de Tronos solo en pleno post apocalípsis. Y cuándo digo solo, es totalmente solo, ya que al parecer es el único vivo que queda en todo el país.

Pero ésto en lugar de deprimirle parece que le hace feliz, ya que el tío disfruta plenamente de su soledad yendo a limpiar (y de paso saquear un poquito) cual conserje las casas de los muertos y pasando largas horas dándole al vino y a la lectura en la biblioteca. Una silenciosa rutina diaria que se ve trastocada cuándo una superviviente toca a su puerta, una joven enérgica, parlanchina y con ganas de vivir... vamos, un grano en el culo para éste señor egocéntrico amante del silencio y del sonido de su respiración.


Tal encuentro da pie a una extraña situación, donde veremos como ambos ejercen a su manera de maestro del otro y van forjando una íntima relación tan tensa como indefinida. Pero como siempre, todo no es lo que parece y la tranquila y rutinaria vida del conserje de los muertos, dará un giro por completo.


Silencio, magia y sutileza son algunas de las cosas que nos ofrece éste interesante y atmosférico thriller de 2018 que, todo y que  a priori pueda dejar algo frío, ofrece más de lo que parece a primera vista.

Ideal para ver con unas servesitas bien frías y un colega de esos que sería más feliz si el mundo entero desapareciera. 


viernes, 2 de noviembre de 2018

Anime No Shiro: Blood C: The Last Dark

¡Konnichiwa dominguers!

Si hace tiempo vimos una de las películas de vampiros referentes en el Anime, hoy toca su desenlace en una de las más sangrientas versiones.

Para los amantes de las colegialas con katana mata monstruos, hoy toca hablar de nuevo de Saya en este film estrenado en Japón en 2012 y producida por Production I.G.


Empezamos con Saya, quien ya sabemos tanto del primer Blood o de las series Blood+ o Blood C, incluso tiene manga y algunos tomos. Esta película nos explica, realmente, el desenlace de la Saya de Blood C. Y, es que, en el universo Blood existen varias versiones de Saya, pero todas ellas nos ayudarán a entender un poco mejor, a está mata vampiros con habilidades especiales.

Hoy, al margen de todo este universo, hablaremos de Blood C: The Last Dark dónde Saya, al finalizar la serie de Blood C, viaja a Tokio a por un hombre llamado Fumito, básicamente, para eliminarlo por todo lo que le hizo en el pasado.


Empezamos en un metro de Tokyo (guiño a la primera de todas las películas de este universo), donde un hombre aparentemente mareado se transforma en un monstruo y empieza a comerse a pasajeros del tren, hasta que llega a una pasajera, de pelo negro y porta con ella un largo objeto. Ella es Saya, quien no duda en atacarlo con su espada y esté ser, al verse herido, coge a una chica y se la lleva saltando fuera del metro y escalando fachadas. 

Gracias a este monstruo, Saya conoce a la organización Surat, quienes obtendrán información clasificada que le ayudará en la búsqueda de Fumito y su organización llamada Torre, la cual experimenta para crear esos terribles seres llamados Furukimonos y quién tiene el control absoluto de Tokyo gracias a un toque de queda a los jóvenes.

Durante el film veremos a una Saya introvertida, seria y mucho más adulta. Pero poco a poco, dejará que Mana, la chica que salva del primer monstruo, se acerque a ella, incluso creando lazos afectivos que la ayudarán en su investigación. 


Veremos muchos cabos sueltos ser atados y mucha información que no entendimos en su día de la propia Saya. Sorpresas y traiciones se esconden en esta trama donde la sangre corre a doquier.

Los que conocéis esta saga, sabéis que es bastante sangrienta y gore, sobretodo por los dos últimos capítulos de Blood C. Aunque en esta ocasión, la sangre y gore, no serán tan protagonistas.

La animación entre 2D y 3D hace una deliciosa combinación y la banda sonora, sigue el hilo de este universo. Pero si cabe destacar algo, es la oscuridad que nos transmite cada escena, digno de la primera película de Blood. Para mí, recomendable al 100% aunque no sepáis de esta saga, os hará querer saber mucho más.

¡Arigato! ¡Hasta la próxima!


miércoles, 24 de octubre de 2018

SPANISH BIZARRO: ¡JA ME MAATEN..!

El dúo cómico Cruz y Raya lo formaban José Mota y Juan Muñoz, lo petaron en un período de tiempo nada desdeñable que va desde el año 1990 al 2007. Su humor nunca se consideró ofensivo del todo, iban con mucho cuidado de no humillar a nadie. Cuando se separaron en el 2007 José Mota firmó un contrato millonario con Telecinco y Juan Muñoz sobrevivió como pudo con monólogos en discotecas. Como en Cinedomingo nos molan los losers, vamos a analizar la ópera prima de Juan Muñoz: ¡Ja me maaten…! 

 
Juan de Dios es un gitano humilde y honrado que vive felizmente en una chabolita situada en un barrio marginal de Madrid en compañía de su amor, Carmen, sus churumbeles, Richal y Soraya, y su padre. Su vida apacible se trunca cuando el criminal internacional Ming Shou Kan, el cual pretende borrar Marbella del mapa con una bomba atómica, se cruza en su camino. 

 
Estamos ante un puto sketch de Cruz y Raya sin José Mota y alargado durante hora y media. No hay más. El guión parece que lo escribieron en una servilleta un día de marcha. Chistes fáciles, tópicos y estereotipos a piñón campan a sus anchas en el film. 

Quizás lo mejor de la peli sea la secuencia de dibujos animados molones en los títulos de crédito iniciales. Puro cine de vanguardia. Y la BSO os la podéis imaginar: “Papa asín baila mi papa” ( temazo y grande el actor Pepe Carabias bailándolo ) y flamenquito variao. 

Entrando de lleno en los actores hay de todo: Enrique Villén haciendo de poli ( como casi siempre ), Santiago Urrialde de gran jefe chinorris, un Fu-Manchú cutringas para recordar, Jaimito Borromeo y su clásico “tócate los huevos”, Juan y Medio haciendo de segurata homosexual ( tan solo 8 años después se encontraría con un frikazo disfrazado de Darth Vader que le quiso afeitar el bigote con su sable láser en el programa “Diario y Medio” ), Marlene Mourreau en su momento de gloria haciendo de mujer objeto enseñando pechuga, Pedro Reyes que en paz descanse haciendo de taxista apollardao, Arévalo de jeque árabe con su harén de mujeres ( muy propio ) y otros cameos con menos enjundia como los de Belinda Washington, Los Chichos, el Parada, María Jiménez y los Chunguitos, Santi Rodríguez…etc. 

Destacaría tres secuencias míticas: La secuencia del “interrogatorio” entre Pepe Sancho y Santiago Urrialde haciendo hincapié a un famoso refrán español acerca del perro de San Roque, la hija de Juan de Dios sintiendo un estremecimiento en la fuerza y el papa secuestrado en un camión de “malacatones” haciendo el canelo. 

¿Qué pensaría la comunidad gitana sobre la película? Porque no quedan en muy buen lugar que digamos. Clichés a saco: Que roban, que son vagos, violentos…etc. Aunque cuando se estrenó la peli eran tiempos en los que internet acababa de nacer y no existían las redes sociales, con lo cual había menos talibanes de lo políticamente correcto. No puedo evitar acordarme de Rober Bodegas y su movida con los gitanos por su famoso monólogo. Que cada uno extraiga sus propias conclusiones al respecto. 

 
La peli recaudó 1,4 millones de euros en taquilla, Juan Muñoz sabía bien lo que hacía teniendo en cuenta que en el film apenas gastarían en localizaciones o vestuario. Por ello se animó a hacer una secuela llamada “Ekipo Ja” ( 2007 ) esta vez con la aparición de su colega José Mota. 

 
En definitiva, hablamos de una peli que ha envejecido fatal. Una sucesión de gags y chistes malos que solo te harán gracia si eres muy nostálgico y te ponías palote con Cruz y Raya.

domingo, 21 de octubre de 2018

Anime No Shiro: Aura

¡Konnichiwa dominguers!

¿Que me decís de la magia, guerreros y espadas? ¿Y si todo eso lo metemos en el mundo real de hoy en día? Se lo que estáis pensando, ¿Más fantasía? ¿Otra vez?

Pues no, hoy toca algo que da mucho que pensar y es que, gracias al Boss de Cine Domingo, he podido disfrutar de Aura; Una película estrenada en Japón en 2013 y que para nada era lo que esperaba.


La diferencia entre realidad y la fantasía, es que los monstruos en el mundo real, son más peligrosos.

Satou Ichirou, nuestro protagonista, es un chico normal en edad de ir al instituto donde tiene sus amigos y conocidos. Un día, tras olvidar su libro de tareas, vuelve a la escuela por la noche dónde se encuentra a una chica vestida de maga, quién le comunica que está en mitad de una misión muy importante para poder volver a su mundo.


Tras unos días, esa misma chica llamada Satou Ryoko, aparece en su clase, pues llevaba faltando unos días y uno de sus profesores, le pide a Ichirou encargarse de esta extraña alumna.
Hasta aquí todo parece normal, hasta que vemos que Ryoko no viste el uniforme de la escuela, sino que va y viene con un raro ropaje al más puro estilo Cosplay

En este punto, veremos como otros/as chicos y chicas de la clase, son como ella y parece que pertenecen a otro mundo donde la magia existe (o eso parece) pero realmente no lo es e Ichirou hace lo posible por pasar de sus "tonterías". Por otra parte, abusones se meten con este tipo de personas, por lo que la clase está dividida en dos. Ichirou al defender a nuestra "maga" Ryoko queda encasillado a ese grupo de personas "raras" y a partir de aquí veremos cómo tanto él como ella, empiezan a verse mucho, salir a cumplir esa extraña "misión" y poco a poco el amor en ellos se hace fuerte.


Lo que será el desencadenante a la parte final del film, es el oculto pasado de nuestro protagonista Ichirou, quien intentará, incluso contra su voluntad, hacer todo lo posible por que no salga a la luz, aunque eso implique dejar de ver a su querida Ryoko.

En este Anime, veremos una realidad en nuestro mundo y es que, aquel que es diferente, no es aceptado como uno más de la sociedad, algo realmente triste.

¿Podrá volver Ryoko a su mundo?, ¿Quien es realmente Ichirou?, Y lo que es más importante, ¿Que oscuro pasado está intentando ocultar?

Como fan del anime y los videojuegos, puedes llegar a sentirte identificado, no tan alarmante, pero es algo que ocurre en todos los institutos del mundo...

Película totalmente recomendable para todo tipo de públicos, especialmente para aquellos con corazón y ganas de buena dosis de superación y amor.

¡Arigato!


miércoles, 17 de octubre de 2018

The British Corner: Bean

Hello, Dominguers! Es hora de ponerse el bombín y preparar el té, porque llega una nueva entrega de The British Corner.

Son muchas las películas cómicas que a través de ésta sección del blog os he ido recomendando. En los más de dos años que llevo reseñándoos cultura británica, por aquí han ido desfilando cómicos de la talla de los Monty Python, Peter Sellers, Charlie Chaplin...

Pero la última semana caí en que, hasta ahora, no habíamos hablado de uno de los cómicos más influyentes de las postrimerías del siglo XX en el Reino Unido: ROWAN ATKINSON. Y éste nombre, indudablemente, va ligado per secula seculorum a su personaje más archiconocido, todo un símbolo británico y un grandísimo orgullo para el país: hablamos, cómo no, de MR. BEAN.

Infantil, anárquico, bobalicón, noble... Fue el 1 de enero de 1990 cuando por primera vez la BBC mostraba a los ciudadanos a aquél extraño tipo que, como Juan Palomo, él se lo guisaba y el se lo comía. Pronto la popularidad de Mr. Bean se extendió allende el Canal de la Mancha, llegando a muchos países del mundo (¿quién no recuerda aquellas tardes de sobremesa de domingo viendo a Mr. Bean en la TV3 catalana?). El brutal éxito de la serie hizo que se decidiera dar un paso más allá y probar suerte en formato largometraje, dando lugar a la primera aventura del personaje en la gran pantalla, que dicho sea de paso es la película sobre la que vamos a tratar hoy: BEAN.


Bean es una producción británica-estadounidense del año 1997, catalogada como comedia y dirigida por Mel Smith. La trama podría considerarse como un episodio habitual de la serie televisiva pero de larga duración, y con el añadido de que también se le da especial relevancia a otros personajes aparte del principal.

Si bien en la serie nunca se nos ha especificado a qué se dedica laboralmente Mr. Bean, en la película se nos desvela que es vigilante de seguridad en la Royal National Gallery de Londres. Allí, el Consejo Directivo muestra una gran preocupación por el desempeño de Bean en sus labores porque, obviamente, no es el resultado esperado... Pero el director del museo (Sir John Mills) no tiene la misma opinión acerca del muchacho, al que considera un magnífico trabajador.

Además de la papeleta de Mr. Bean sobre la mesa, los directivos de la Royal National Gallery tienen un encargo muy importante: desde Estados Unidos, la Grierson Art Gallery de Los Ángeles (a diferencia de la Royal National Gallery, ésta se trata de una galería de arte ficticia) ha mandado un correo en el que les informa de que gracias a la generosa donación del General Newton (Burt Reynolds) han podido comprar al Musée d'Orsay de París una de las obras cumbre de la pictórica estadounidense: el cuadro Whistler's Mother, y desearían que para tan magno acontecimiento enviaran desde Londres a un representante altamente cualificado, no sólo para el momento de la inauguración si no también para los posteriores dos meses de conferencias.


Y es así como, en un desesperado intento por deshacerse de él (al menos durante un tiempo), el Consejo Directivo de la Royal National Gallery decide enviar a Los Ángeles a Mr. Bean. David Langley (Peter MacNicol), mano derecha del director y propietario de la galería, George Grierson (Harris Yulin), decide apostar fuerte por Bean para la presentación en sociedad del cuadro, ganándole la partida a la relaciones públicas del museo, Bernice Schimmel (Sandra Oh), que apostaba por Jon Bon Jovi.

No conforme con eso, Langley decide que el "Doctor" Bean debería alojarse en su propio hogar, una idea que no entusiasma mucho ni a su mujer Alison (Pamela Reed) ni a sus hijos Kevin (Andrew Lawrence) y Jennifer (Tricia Vessey). Y puede que tengan razón, quizás no sea muy sano meter en tu casa a un tipo que cree que en Estados Unidos todo quisque va armado por la calle, algo que le acarreará ya problemas nada más aterrizar en el aeropuerto de Los Ángeles...


Ver algo de Mr. Bean, ya sea un capítulo o una de sus películas, es garantía de risa asegurada. Además "Bean", su primer largometraje, cumple totalmente con las expectativas de los fans más incondicionales y acérrimos del personaje (entre los que me incluyo). Fresca, dinámica, situaciones disparatadas que se van sucediendo constantemente... No se le puede poner un pero a la película. Hora y media para reír a mandíbula batiente. ¡Por cierto! Si alguna vez os dejáis caer por París, no dejéis de ir al Musée d'Orsay: en sus salas podréis encontrar realmente el cuadro "Whistler's Mother".

Y aquí está el tráiler, como es habitual:


Nos leemos en la próxima entrega. Ta-ra, lads!