miércoles, 4 de abril de 2018

The British Corner: Sing Street

Hello, Domiguers! Es hora de ponerse el bombín y preparar el té, porque llega una nueva entrega de The British Corner.

Hoy no quiero traeros la típica película de temática histórica sobre algún acontecimiento importante que sucediera en el Reino Unido, ni tampoco ningún biopic sobre alguna celebridad británica de renombre. Hoy me apetece proponeros un título diferente al que estamos acostumbrados a ver por ésta sección, una película que pueda ver toda la familia y pase un rato agradable con un guión interesante y una banda sonora potente. Preparaos, porque hoy os traigo algo parecido a la versión irlandesa de la afamada High School Musical (aunque ésta es mejor que la de Disney, desde luego): vamos con SING STREET.


Sing Street es una triple producción irlandesa-británica-estadounidense del año 2016, catalogada como comedia-drama musical y dirigida por John Carney. La trama nos introduce en la vida de un joven irlandés que, para impresionar a una chica, decide montar un grupo musical que le ayude a conquistarla y, quizás, le suponga una vía de escape a sus problemas.

Decía en el encabezamiento que por una vez no quería recomendar un film de temática histórica, y así es, pero sí que cabría reseñar que la historia se desarrolla en el Dublín de los años 80, unos años muy difíciles para la juventud irlandesa que se veía "obligada" a dejar atrás la Isla Esmeralda poniendo rumbo a Londres en busca de un futuro mejor y huyendo del estancamiento de sus vidas. Éste apunte es vital a la hora de poder entender gran parte de la trama de la película.

Dublín, 1985. En un barrio del sur de la ciudad, el joven Conor Lawlor (Ferdia Walsh-Peelo) vive con sus padres Robert (Aidan Gillen) y Penny (Maria Doyle Kennedy), así como con sus hermanos Brendan (Jack Reynor) y Ann (Kelly Thornton). El matrimonio Lawlor, pareja de arquitectos, no escapa a la crisis económica que azota al país y se ven forzados a hacer "recortes", empezando por cambiar a Conor de la escuela privada en que estudia a otra de enseñanza pública regentada por curas católicos: Synge Street. Para el joven ésto supondrá un gran varapalo, pues deberá dejar atrás la comodidad de su anterior escuela elitista por la dureza del nuevo centro de estudios.


Pero Conor no sólo deberá hacer frente a sus problemas en el colegio, si no también a la batalla que se libra dentro de las paredes de su casa. Penny, la madre, le es infiel a su marido desde hace tiempo. Las broncas entre ambos son constantes, por lo que Conor utiliza su guitarra como vía de escape a la realidad, algo que también le ayudará a sortear sus dificultades en la escuela. Más sobretodo cuando un día aparece ante la puerta una misteriosa chica llamada Raphina (Lucy Boynton), una aspirante de modelo a la que le ofrece participar en uno de los videoclips de su grupo musical... que aún NO tiene. A partir de aquí, deberá ingeniárselas para montar una banda y no quedar mal ante la chica que le hace perder la cabeza.


"Sing Street" quizás no sea un título de aquellos que se recordarán dentro de 50 años, pero es una opción muy recomendable para pasar un rato agradable con una trama de adolescentes que es muy divertida. Es fresca, desenfadada, tiene ritmo... y una banda sonora de toma pan y moja: durante un poco más de hora y media, nuestros oídos serán regalados con canciones de The Clash, A-Ha, The Cure, Duran Duran, Spandau Ballet, Motörhead, The Police y muchos otros grupos musicales míticos de los años 80. Después de los grupos que acabo de nombrar, y aún sin haberla visto, ¿me vais a decir que ésta película no es ya de por sí mejor que "High School Musical"? Dadle una oportunidad, y vosotros daos un baño de nostalgia de música ochentera.

Aquí podéis echarle un ojo al tráiler:


Nos leemos en la próxima entrega. Ta-ra, lads!

No hay comentarios:

Publicar un comentario